Danzas argentinas Zamacueca

La Zamacueca pasó de Perú a Chile, donde fue modificada y acortó su nombre a Cueca; de allí regresó a Perú con el nombre de Cueca Chilena, o simplemente Chilena, rebautizada luego como Marinera. Esta llega a la Argentina desde el norte, junto con la Zamacueca y una primitiva Zamba de la que solamente se conservó el nombre, aplicado a la Zamacueca. Al contrario que en Chile, donde la Cueca está claramente definida, en la Argentina la Zamacueca toma diferentes nombres según la región o provincia. Para ilustrar esto se pueden ver dentro de las diferentes letras de la Zamba de Vargas, que para la misma melodía se designa a sí misma con diferentes nombres, según cada versión:

Al sentir esta zamba

los santiagueños

cosecharon laureles

del entrevero.


Esta es la cueca de Vargas

y del campo del honor,

que muera Varela, etc.


Preguntale a Varela

que es lo que baila,

si baila la chilena

del Pozo e Vargas.

O sea que el nombre varía según la región o provincias, llamándose Chilena o Zamacueca en Tucumán y Formosa, Chilena o Zamba en Tucumán, Santiago y Salta, Cueca o Chilena en San Juan, La Rioja y Catamarca, y Zamba o Cueca en las otras provincias, salvo las del norte. También la Zamba de Vargas sirve para determinar su antiguedad, pues la batalla es de 1867, y esa zamba ya era popular. De hecho es la zamba más antigua de la que se tiene registro musical, cuya partitura publicó Andrés Chazarreta en 1908.

La forma coreográfica de la Zamacueca y sus derivaciones (Zamba, Cueca, Chilena y Marinera), desde el punto de vista de las evoluciones se reduce a una vuelta redonda seguida de tres medias vueltas, entre las que se intercalan contorneos que cada bailarín hace en su mitad de círculo, pues es de pareja suelta interdependiente.

La danza es más o menos larga porque los versos se fragmentan o repiten de muchas maneras y exigen la correspondiente repetición de la música.

La Zamacueca tiene un solo tema en un solo período musical, (ocho compases sustanciales) que se repite tres, tres y media o cuatro veces, y que dentro de cada repetición duplica o no cada par de sus cuatro frases; todo esto en cada exposición y según la práctica de cada lugar. (Excepcionalmente aparece un segundo tema musical en el centro, en vez de la repetición). En consecuencia, las actuales representantes de la antigua danza, pueden tener desde diez y seis hasta treinta y dos frases-versos, esto es, desde treinta y dos hasta sesenta y cuatro compases en cada exposición o parte. Llamamos exposición o parte a cada sección musical y coreográficamente ininterrumpida. Dos exposiciones en la Argentina -llamadas "primera" y "segunda"-; tres exposiciones en Chile -donde se denominan "pies"- y dos o tres en el Perú, constituyen la totalidad de la danza.

En cuanto a la manera de ejecutarse, la Cueca suele interpretarse con ritmo ágil y rápido, mientras que la Zamba generalmente es lenta. Esta diferencia fue establecida por los músicos afincados en Buenos Aires, y aunque se adoptó como una norma general, folclóricamente hablando Zamba y Cueca son la misma cosa, pudiendo variar la velocidad según quien la interprete.


Fuente: La Zamacueca, de Carlos Vega, 1953.